10% DE DESCUENTO EN TODOS LOS CURSOS

Resumen de El reformismo de los primeros Borbones en España

La llegada de los Borbones al poder en España

La llegada de los Borbones se debe a la extinción de la línea masculina de la Casa de Habsburgo en España con la muerte de Carlos II en 1700. Carlos II, el último monarca Habsburgo de España, murió sin dejar descendencia, lo que provocó una crisis sucesoria que desembocó en la Guerra de Sucesión Española. Antes de su muerte, Carlos II había nombrado heredero a Felipe de Anjou, nieto del rey Luis XIV de Francia, perteneciente a la Casa de Borbón, a través de su testamento.

La elección de Felipe de Anjou como heredero no fue aceptada por todos los poderes europeos, ya que temían que la unión de España y Francia bajo un mismo monarca pudiera alterar el equilibrio de poder en Europa. Esto llevó a la Guerra de Sucesión Española (1701-1714), un conflicto que enfrentó a las potencias europeas en dos bandos: los partidarios de Felipe de Anjou, apoyado por Francia y sus aliados, y los partidarios del archiduque Carlos de Austria, apoyado por una coalición que incluía a Inglaterra, las Provincias Unidas (actual Países Bajos) y el Sacro Imperio Romano Germánico.

La guerra concluyó con los Tratados de Utrecht (1713) y Rastatt (1714), que reconocieron a Felipe de Anjou como rey de España bajo el nombre de Felipe V, pero con la condición de que las coronas de Francia y España nunca podrían unirse. Además, España tuvo que ceder varios territorios europeos y de ultramar a otras potencias como parte de los acuerdos de paz.

De esta manera, Felipe V se convirtió en el primer monarca Borbón de España, inaugurando una nueva dinastía que implementaría profundas reformas en el país y gobernaría hasta la actualidad, con la excepción de breves periodos de interrupción. La llegada de los Borbones marcó el inicio de una nueva era en la historia española, caracterizada por intentos de modernización y centralización siguiendo el modelo francés.

 

 

Los reinados borbónicos

Felipe V (1700-1746)

El reinado de Felipe V, el primer monarca de la Casa de Borbón en España, comenzó en 1700 y terminó con su muerte en 1746, aunque incluyó un breve periodo de abdicación en favor de su hijo Luis I en 1724, quien falleció ese mismo año, llevando a Felipe V a retomar el trono. Su ascenso al poder marcó un punto de inflexión en la historia española, introduciendo reformas profundas en la estructura política, administrativa y militar del reino, inspiradas en el modelo absolutista francés.

Felipe V heredó un país debilitado por años de declive económico, aislamiento internacional y desgobierno interno, legado de la última etapa de la dinastía Habsburgo. Su reinado comenzó en medio de la disputa sucesoria que desencadenó la Guerra de Sucesión Española (1701-1714), un conflicto europeo que terminó reconociendo a Felipe como rey de España, aunque a costa de significativas pérdidas territoriales y de influencia en Europa.

Una de las primeras y más significativas acciones de Felipe V fue la implementación de los Decretos de Nueva Planta, que abolieron las leyes e instituciones propias de los reinos de la Corona de Aragón (Cataluña, Valencia, Aragón y Mallorca) que se habían opuesto a su sucesión. Estos decretos supusieron la centralización del poder bajo la Corona, eliminando muchos de los fueros y privilegios regionales y homogeneizando la administración y legislación en todo el país al estilo castellano.

Además, Felipe V emprendió reformas para modernizar la administración pública, mejorar la eficiencia fiscal y reorganizar las fuerzas armadas, buscando recuperar la capacidad militar y naval de España. En el ámbito económico, intentó revitalizar la economía mediante la promoción del comercio, especialmente con las colonias americanas, y el fomento de la industria.

A nivel internacional, el reinado de Felipe V estuvo marcado por su alianza con Francia, especialmente bajo el gobierno de su abuelo Luis XIV, lo que reorientó la política exterior española después de años de hostilidades entre ambos países. Esta alianza fue fundamental en los primeros años de su reinado, pero también llevó a España a participar en conflictos europeos como la Guerra de Sucesión de Polonia (1733-1738) y la Guerra de Sucesión Austriaca (1740-1748), que tuvieron un impacto mixto en la posición internacional del país.

El reinado de Felipe V sentó las bases para el proceso de modernización y centralización del Estado español, aunque también enfrentó críticas y resistencias, especialmente de las regiones con fuertes tradiciones autonómicas. Su legado es complejo, marcado tanto por sus esfuerzos de reforma como por las dificultades inherentes a la transición entre dos dinastías y sistemas de gobierno.

 

Política

  • Centralización del Poder. Felipe V implementó una serie de reformas que buscaban centralizar el poder en la figura del rey, reduciendo la autonomía de las diferentes regiones y territorios que componían la Corona española. Los Decretos de Nueva Planta, que abolieron las leyes e instituciones propias de los reinos de la Corona de Aragón, son un claro ejemplo de esta política.
  • Reformas Administrativas. Se llevó a cabo una reorganización de la administración pública para hacerla más eficiente, inspirada en el modelo francés. Esto incluyó la creación de nuevas instituciones y la simplificación de la burocracia.

 

Sociedad

  • Impacto en la Diversidad Regional. Las reformas centralizadoras tuvieron un profundo impacto en la diversidad regional de España, al intentar homogeneizar las leyes y la administración en todo el país. Esto generó tensiones y resistencias, especialmente en regiones con fuertes identidades y sistemas jurídicos propios, como Cataluña y el País Vasco.
  • Mejoras en Infraestructura. Aunque el enfoque principal de Felipe V no fue la mejora social directa, se realizaron algunas obras para modernizar la infraestructura del país, como la construcción de caminos y canales, que contribuyeron al desarrollo económico y social.

 

Economía

  • Fomento del Comercio y la Industria. Intentó revitalizar la economía a través de políticas mercantilistas, promoviendo el comercio con las Américas y protegiendo la industria local. Estas medidas tuvieron un éxito limitado, pero sentaron las bases para el desarrollo económico futuro.
  • Reformas Agrarias y Manufacturera. Aunque las reformas en estos sectores no fueron tan profundas como en otros ámbitos, hubo esfuerzos por mejorar la producción agrícola y estimular la manufactura, buscando una mayor autosuficiencia económica.

 

Legado

  • Fundación de la Dinastía Borbónica en España. Felipe V es recordado principalmente por ser el fundador de la dinastía borbónica en España, que ha continuado hasta la actualidad, con excepciones durante la Segunda República y el régimen de Franco.
  • Centralización y Modernización del Estado. Su legado más duradero fue la centralización del poder y la modernización administrativa del Estado español, a pesar de que estas medidas fueron controvertidas y en ocasiones, fuente de conflictos regionales.
  • Influencia Cultural. Aunque su reinado no se caracterizó por un florecimiento cultural tan notable como el de otros monarcas borbónicos, las reformas emprendidas durante su gobierno tuvieron un impacto indirecto en el desarrollo cultural de España, facilitando un mayor control y difusión de las ideas ilustradas en reinados posteriores.

 

Fernando VI (1746-1759)

Fernando VI, rey de España desde 1746 hasta su muerte en 1759, fue el segundo monarca de la dinastía borbónica en el país, sucediendo a su padre, Felipe V. Su reinado estuvo marcado por un enfoque en la paz y la consolidación interna, alejándose de las políticas más beligerantes de su predecesor y evitando involucrarse en conflictos europeos. Aquí se ofrece una introducción a su período de gobierno, destacando los aspectos más significativos en política, sociedad y economía:

Política

  • Paz y Neutralidad. Fernando VI adoptó una política de neutralidad en los asuntos europeos, un cambio significativo respecto a la política exterior más intervencionista de su padre. Esta postura permitió a España recuperarse de las secuelas de las guerras anteriores y concentrarse en el desarrollo interno.
  • Gobierno Interno. Su gobierno se caracterizó por una administración prudente y eficaz, con un esfuerzo por modernizar la estructura administrativa del Estado y mejorar la eficiencia de la burocracia.

 

Sociedad

  • Fomento de las Artes y la Cultura. Durante su reinado, se promovió el desarrollo cultural y científico, en línea con los ideales de la Ilustración. Se impulsaron las academias de ciencias y las artes, y se mejoraron las bibliotecas y los observatorios.
  • Bienestar Social. Aunque las reformas sociales profundas no fueron una característica distintiva de su reinado, la estabilidad y la paz interna promovidas por Fernando VI contribuyeron a mejorar las condiciones de vida en el país.

 

Economía

  • Desarrollo Económico. Se puso énfasis en la revitalización de la economía, especialmente a través del fomento de la agricultura, la industria y el comercio. Su política de neutralidad favoreció el comercio marítimo y la acumulación de reservas de oro y plata provenientes de las colonias americanas.
  • Infraestructuras. Se realizaron inversiones significativas en la mejora de la infraestructura, como caminos y puertos, lo que facilitó el comercio interior y exterior.

 

Legado

El reinado de Fernando VI es a menudo visto como un período de transición, donde la paz y la estabilidad interna permitieron a España recuperarse económicamente y sentar las bases para las reformas más ambiciosas que emprendería su sucesor, Carlos III. Su enfoque en la paz, la administración eficiente y el fomento de la cultura y la economía dejaron una huella positiva en el desarrollo de España, contrastando con los turbulentos periodos que le precedieron y sucedieron. La muerte de Fernando VI en 1759 sin descendencia directa llevó al trono a su medio hermano Carlos, quien continuaría y expandiría el proyecto reformista borbónico.

 

Carlos III (1759-1788)

Carlos III, considerado uno de los mejores monarcas de España y un representante destacado del Despotismo Ilustrado, gobernó desde 1759 hasta su muerte en 1788. Antes de su ascenso al trono español, fue rey de Nápoles y Sicilia, donde ya había comenzado a implementar reformas ilustradas. Su reinado en España estuvo marcado por una serie de importantes reformas internas orientadas a modernizar el país, promover el desarrollo económico, y mejorar la administración pública, siempre bajo el lema de «todo para el pueblo, pero sin el pueblo».

 

Política

  • Reformas Administrativas. Carlos III llevó a cabo una profunda reorganización de la administración central y territorial del Estado, creando las secretarías de Estado y del Despacho (ministerios modernos) y las intendencias, que buscaban mejorar la eficiencia administrativa y la recaudación de impuestos.
  • Política Exterior. A nivel internacional, mantuvo una política de alianzas complejas, destacando su participación en la Guerra de los Siete Años y el apoyo a los rebeldes americanos en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, con el fin de debilitar a Gran Bretaña, la principal rival de España.

 

Sociedad

  • Fomento de la Ilustración. Fue un gran promotor de las ideas ilustradas, impulsando la educación, la ciencia y la cultura. Fundó instituciones como el Museo del Prado, el Jardín Botánico y la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro. Además, apoyó a eruditos y científicos y promovió reformas educativas.
  • Mejoras Urbanas. Enfocado en mejorar la calidad de vida de sus súbditos, Carlos III implementó numerosas reformas urbanísticas en Madrid y otras ciudades, mejorando el saneamiento, la iluminación pública y embelleciendo la capital con monumentos y edificios públicos.

 

Economía

  • Reformas Económicas. Impulsó el desarrollo agrícola, la industria y el comercio, mediante reformas como la liberalización del comercio con América. Su política económica buscaba aumentar la riqueza del país y reducir la dependencia de las importaciones.
  • Desarrollo de Infraestructuras. Promovió la construcción de carreteras, canales y mejoras en los puertos, facilitando así el comercio interno y externo.

 

Legado

El reinado de Carlos III es ampliamente valorado por su enfoque progresista y sus esfuerzos por modernizar España. Las reformas que implementó sentaron las bases para el desarrollo futuro del país y reflejaron su compromiso con el mejoramiento de la sociedad española. Su capacidad para promover el cambio y su visión ilustrada lo establecen como una figura central en la historia de España, recordado como «El Mejor Alcalde de Madrid» por sus numerosas contribuciones a la capital y al bienestar de sus habitantes. Su legado perdura en las instituciones culturales y científicas que fundó, así como en las reformas administrativas y económicas que emprendió.

 

Preguntas test sobre el Reformismo borbónico

1. 
¿Cuál fue una de las principales políticas de Fernando VI durante su reinado?

2. 
¿Qué monarca es conocido por su apoyo a las ideas de la Ilustración y las reformas progresistas en España?

3. 
¿Quién fue el primer monarca de la dinastía borbónica en España?

4. 
¿Qué caracterizó principalmente el reinado de Carlos III en cuanto a las políticas internas?

5. 
¿Qué decreto importante promulgó Felipe V para centralizar el poder en España?

Si quieres tener acceso a más recursos, apuntes y ejercicios gratuitos, visita nuestra página.

 

Quizá te pueda interesar

error: Contenido protegido

Please enter your username or email address.
You will receive a link to create a new password via email.

  • Usuario logeado
  • Payment Details

  • Before you can accept payments, you need to connect your Stripe Account by going to Dashboard -> Paid Member Subscriptions -> Settings -> Payments

¡Accede a los resúmenes, ejercicios y test gratis!